Harantzago begira | Mira más allá

Distancia social, distancia administrativa

No cabe duda de que los procesos de digitalización y simplificación de trámites y procedimientos administrativos han avanzado con notable celeridad durante la crisis generada por la pandemia. Sin embargo, el acceso a las tecnologías de la información y la comunicación, y su presencia en la vida cotidiana comportan serias limitaciones para muchas personas que no disponen de los medios necesarios o no están familiarizadas con su uso. Para estas personas no está garantizado el acceso a los servicios que la Administración Pública ofrece a la ciudanía.

 

Asimismo, las medidas de prevención e higiene implementadas frente a la Covid-19 en la atención presencial de las distintas administraciones, constituyen trabas igual de importantes para que la ciudadanía vea atendidas sus necesidades y demandas. Y de nuevo la situación resulta especialmente onerosa para aquellas personas que, por distintas razones, tienen mayores dificultades a la hora de relacionarse con la administración. La limitación del acceso a las oficinas a una sola persona dejando al criterio profesional la decisión de permitir o no la presencia de acompañantes; la permanente saturación de los servicios de atención telefónica; la escasa o nula adaptación de los servicios a las diferentes necesidades de las personas, son algunos ejemplos que dan fe de esta nueva realidad.

 

La pandemia ha evidenciado algo que ya sabíamos: que la brecha digital agrava la desigualdad social. Preocupa especialmente el hecho de que el acceso al sistema de protección social, y en concreto a determinadas prestaciones sociales, deba realizarse telemáticamente o con ayuda de la tecnología. Del mismo modo, las medidas de distanciamiento social puestas en marcha en la atención presencial para contener los contagios, exigen un cierto grado de autonomía para “navegar por la administración” y, en definitiva, para que las personas puedan hacer valer sus derechos mediante la tramitación de gestiones socio-administrativas.

 

Esta coyuntura ha provocado que, desde el inicio de la pandemia, el equipo de Seguimiento Social de Elkarbanatuz haya tenido que adaptarse y desarrollar nuevas estrategias, a fin de seguir acompañando y asesorando a las personas y/o familias participantes en los diferentes servicios de la entidad.